MOCIÓN

 

Que presenta la concejala del Grupo de Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía, Antonia Morillas, a la Comisión de Cultura, Educación, Turismo, Juventud y Deportes, sobre la expulsión de 1.349 alumnos de la UMA provocada por los recortes en las becas del MEC.

 

El endurecimiento de las condiciones exigidas por el Ministerio de Educación para acceder a una beca que posibilite estudiar a los alumnos con menos recursos, unido a la brutal subida de las tasas universitarias que ha tenido lugar este año, se ha materializado en la expulsión del sistema educativo de decenas de miles de alumnos en toda España.

 

Cerca de 35.000 universitarios han perdido este año la posibilidad de acceder a una beca a causa de los nuevos requisitos académicos exigidos por el Ministerio de Educación, es decir, un 12% de los hasta ahora becados han perdido ese derecho.

 

En la universidad de Málaga un total de 1349 alumnos  (717 de grado, 145 de másteres, 17 de doctorado y el resto, procedentes del antiguo plan de estudios) han sido dados de baja de la Universidad al perder su beca y no poder afrontar el pago de la matrícula.

 

Hay que recordar que ya en enero la UMA solicitó a 3.000 alumnos que tenían denegada la beca el pago cautelar de la matrícula, aunque la presión estudiantil durante aquello meses hizo que la decisión se postergase, manteniéndose la obligación de pago, pero permitiéndoseles presentarse a los exámenes de febrero.

 

La resolución de enero daba de plazo hasta este mes de junio para abonar la matricula, y ahora sabemos que cerca de la mitad de aquellos 3.000 alumnos no han podido afrontar ese gasto sin su beca. Se trata de alumnos que después de estudiar e ir a clase durante todo el curso no podrán realizar  los exámenes por motivos económicos.

 

Esta sangría de alumnos supone también un duro golpe para el ya recortado presupuesto de la UMA, que dejará de ingresar directamente más de un millón de euros  en concepto de pago de tasas, aunque el golpe será aún mayor, ya que también se reducirá las transferencias que reciben desde la administración, que va en función del número de créditos matriculados.

 

Lejos de avanzar para solucionar esta situación  el borrador filtrado del nuevo Real Decreto de  becas para el curso 2013-2014 supone un nuevo atentado contra la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación pública. Este borrador que está preparando el Ministro Wert es un paso más hacia la desaparición de las becas y su total sustitución por las ya tristemente conocidas Becas-préstamo, dinamitando con ello, el principio de igualdad al acceso en la educación que se recoge tanto en la mancillada Constitución de 1978 como en la carta de los Derechos Humanos.

 

El nuevo Real Decreto  reduce sustancialmente la cuantía de las becas para estudios superiores y de formación profesional y subordina éstas al presupuesto disponible en el ministerio y a la media de nota de los solicitantes de las becas. Hasta ahora las becas públicas para acceder a los estudios superiores y de formación profesional eran un derecho que tenían todos aquellos y aquellas estudiantes provenientes de familias menos pudientes. El dinero destinado a ellas venía del presupuesto del ministerio así como de los fondos reservados en caso de que éste no fuese suficiente. Sin embargo esto va a cambiar. Ahora estarán condicionadas al presupuesto ministerial, que en esta época de atroces recortes se ha visto más que disminuido, por lo que las becas se reducirán en cantidad y en número.

Estos recortes y medidas de endurecimiento de los requisitos para obtener una ayuda necesaria de cara a poder continuar estudiando, suponen una forma de selección y segregación encubierta de los estudiantes procedentes de las clases sociales más empobrecidas y que se ven más afectados por la actual situación de crisis económica. Es una forma de echar fuera del sistema educativo a todo un sector de la población que  son los que han tenido menos recursos y medios en la etapa de educación obligatoria para poder llegar a intentar acceder a la postobligatoria.

 

En nuestra provincia ya hay ayuntamientos que han decidido  que no van a permitir que se expulse de la educación universitaria a sus jóvenes por motivos económicos. Es el caso del Ayuntamiento de Alameda, gobernado por Izquierda Unida, que pagará las matrículas de los estudiantes universitarios empadronados en el municipio  en los casos en los que los universitarios que hayan recibido beca hasta este año, como consecuencia de los recortes del ministerio, se hayan visto sin prestación este curso por razones de renta.

 

Desde el Grupo Municipal de Izquierda Unida estamos convencidos de que, al igual que el Ayuntamiento de Alameda, el Ayuntamiento de Málaga debería hacer todo lo posible para evitar que haya estudiantes malagueños expulsados del sistema universitario por motivos económicos.   Por ello proponemos la creación  de un fondo de rescate para estos alumnos que evite que tengan que dejar la universidad.

 

Para poder afrontar el costo de la matrícula de los 750 alumnos afectados y empadronados en nuestra ciudad, la dotación de este fondo debería ser de medio millón de euros, una cifra fácilmente asumible por el presupuesto del Ayuntamiento de Málaga si se toman sencillas medidas como la prometida reducción de un 10% de los cargos de confianza del Ayuntamiento, la eliminación de sobresueldos de los directivos en empresas municipales (como los sobresueldos irregulares de PARCEMASA que el Ayuntamiento pretende consolidar), o la reducción de la partida  dedicada a contratar empresas externas, ya que hemos de recordar  que el Ayuntamiento contrata constantemente a empresas para realizar servicios – desde atención jurídica a limpieza de parques- que podría hacer con su propio personal.

 

Por todo ello, proponemos la adopción de los siguientes

 

 

A C U E R D O S

 

1.- Instar al equipo de gobierno local a crear un fondo de rescate para los estudiantes malagueños expulsados de la UMA por los recortes en las becas del Ministerio de Educación.

 

2.-Instar al Gobierno de España a que nuevo Real Decreto de las becas para el curso 2013-2014 cumpla el principio constitucional de igualdad al acceso en la educación garantizando una dotación presupuestaria suficiente para impedir que ningún alumno más sea expulsado del sistema educativo por motivos económicos.

 

 

 

 

 

 

Antonia Morillas González

En Málaga a 17 de junio de 2013

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies